ΓΙΑ ΟΣΟΥΣ ΑΓΑΠΟΥΝ ΦΑΝΑΤΙΚΑ ΤΟ ΤΑΝΓΚΟ ΚΑΙ ΤΟ ΠΟΔΟΣΦΑΙΡΟ

Para todos aquellos fánaticos del tango y del fútbol acá les dejo un compilado de tangos que hacen referencia a estas dos pasiones populares. Que lo disfruten !!!

Σάββατο, 28 Ιουλίου 2012

ΡΙΚΑΡΔΟ ΒΙΔΑΜΟΡΑ - ΝΙΟΥΕΛΣ ΟΛΝΤ ΜΠΟΥΣ






RICARDO VIDAMORA, UN BOHEMIO

Viejo Ñubel de mis tiempos
De muchacho bullanguero,
Viejo cuadro sensiblero
Metido en mi corazón;
Si habré estado como fierro
Los domingos, en el Parque,
Esperando el gol que marque
Los dos puntos a favor.

Sos un cacho de mi vida
Para qué voy a negarlo,
Ni un momento has de dudarlo
Ya que nunca te he fallao,
Cuántas veces de purrete
Te habré mirado de afuera,
Prendido como una fiera
Sin soltar el alambrao.

 La garra con que Aldo Maidal interpreta –acompañado por la orquesta de José Sala– el tango Dale Ñuls es quizás la mejor retribución que pudo tener su autor, Ricardo Vidamora (1927-2000), a quien su hija Débora define como “un hincha ferviente” del rojinegro.
“Mi padre era el típico bohemio, que le dedica un tiempo grande a las cosas que muchos dejan para después. Era un fanático de la música, que compuso muchos tangos y marchas, y nunca buscó un reconocimiento económico”.

¡Arriba Ñuls!
Viejo cuadro de campeones,
Once garras de leones
Impetuoso y señorial;
Serás siempre
Como ahora, como antes,
La gloria firme y constante
Del deporte nacional.

“Lo recuerdo todos los días”, dice Débora, quien evoca a su viejo “tarareando el tango Dale Ñuls” y en sus permanentes viajes a Rosario –Vidamora se había radicado en Buenos Aires– para ir a ver a Ñuls.

Viejo Ñubel, muchos años
A la par hemos corrido,
Pero el tiempo transcurrido
No me impide recordar,
A Libonatti y a Celli
Y aquellos cracks verdaderos,
A Pontoni y a Sobrero
De fama internacional.

Hoy tu nueva muchachada
Reviviendo tus andanzas,
Es tu gloria y esperanza
Que no quiere defraudar;
Y me atrevo a asegurarte
Pues un día yo he de verte,
Al tope habrá de tenerte
La tabla posicional.

Y no se equivocó Ricardo. Esa “muchachada”, de la que el formó parte, lo vio dando vueltas olímpicas en las narices de enconados rivales –en Arroyito, contra San Lorenzo y en la Bombonera– y compartiendo la alegría con sus grandes amigos, Independiente y Platense.
Es que Dale Ñuls, como todo tango trasciende la época de su creación y, coherente con ese rasgo del género, expresa la pasión de una hinchada a la que el tiempo no le hizo mella. Siempre ahí, en el Parque de la Independencia.
No extraña entonces la última voluntad de Ricardo Vidamora “Desde que era chica, recuerdo que mi papá decía: «Yo quisiera que no me lleven al cementerio, ni que me lloren, ni nada. Quisiera que mis cenizas las lleven en la cancha de Ñuls»”.
La hija cumplió. Ricardo está en el Coloso. Su espíritu bohemio acompaña las gambetas de nuestros jugadores más exquisitos. Su garra de hincha empuja la pierna fuerte de los gladiadores del mediocampo.
Como una fiera. Sigue prendido al alambrado.



Πηγή / Fuente: εδώ.


Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου